Nada es imposible para el hombre que no tiene que hacerlo por sí mismo.
Ley de Weiler